|

Una manera de acercarte al objetivo: el Organigrama Circular

La estructura y organización de una empresa es algo flexible que depende de lo que mejor funcione a cada una, no existe la «receta universal» que se adapta a todo tipo de empresas. Por ello, tener definida la estructura de tu equipo y a quien corresponde cada puesto, es fundamental para acercarse a los objetivos de la organización. Una vez establecidos los cargos, existen cantidad de formas de organizar las relaciones jerárquicas y las laborales.

El organigrama es el esquema jerárquico de cómo funciona la compañía. Indica las relaciones entre los roles de los diferentes puestos dentro de una organización.

Uno de los tipos de organigrama se trata del modelo circular. Mediante este, se ordenan los/as diferentes trabajadores/as o departamentos en un esquema en forma de círculos concéntricos y sin destacar la estructura jerárquica. Para implantarlo, se necesitan la confianza en el equipo y la autogestión.

Es una muy buena opción para implantarlo en empresas en las que el objetivo es priorizar las relaciones entre cargos más altos y empleados, así como las relaciones entre los diferentes departamentos ya que, a diferencia de otros organigramas, este no se centra en los mandos como tal, sino que acerca a los/as empleados/as a posiciones similares, dándoles cierto poder de autogestión, y centrándose en los objetivos de la empresa.

Las características de este modelo son:

  • Es aquel en el que los/as diferentes trabajadores/as o departamentos de una empresa se definen en forma de círculos concéntricos (comparten eje), por lo que no existe una estructura en jerarquías como tal.
  • Este tipo de esquema coloca al cliente en el centro, haciendo que, de esta forma, la productividad se concentre en el objetivo.
  • Este tipo de organigrama se centra en las relaciones humanas entre empleados/as como con el cliente.
  • Dentro de la gran cantidad de modelos de organigramas algo que destaca de este es su flexibilidad.

Aunque una de las grandes desventajas del organigrama circular es que puede resultar difícil de establecer y poner en funcionamiento en empresas de grandes dimensiones.

Dadas las diferencias de jerarquías ya establecidas. Se utiliza en muchas empresas porque el organigrama circular está ganando importancia al aportar flexibilidad y ser un modelo idóneo para afrontar el entorno socioeconómico actual caracterizado por ser global, tecnológico y complejo.

Más consejos para empresas